Nos vamos de vacaciones desde el 8 al 27 de febrero. Reanudaremos los envíos y retiros en tienda desde el 28 de febrero.
La realidad de un espacio sin tiempo

Entrevista a Antonia Torres Agüero, ganadora del premio Mejor Obra Literaria 2023, con su título Los detalles del mundo (Editorial Aparte).

“No es una queja, pero es interesante pensar que cuatro o cinco editoriales rechazaron este proyecto” señala la autora.

Por Gabriel Zanetti

¿Qué importancia le das a los premios literarios y al reconocimiento en general?

-No he sido muy buena para ganar premios literarios, entonces, por un lado, los minimizo. Hace años que no postulaba y debo decir que esa gestión la hizo Editorial Aparte. La verdad es que cuando me conviene los minimizo y cuando los obtengo me alegro de que existan. Me sucede en lo personal que cuando hay un premio literario de un autor o autora que no conozca, el primer efecto que ocurre es poner atención a su obra, es inevitable y está bien que así suceda. De alguna forma es un foco que ilumina una obra, un autor, un nombre que se ignoraba por completo. Me ha pasado con poetas jóvenes. No puedo dejar de ser crítica respecto a que los premios son mecanismos de los cánones institucionales. El canon más simbólico: los libros que están de moda, los temas que están de moda. Es curioso porque mi libro está alejado de eso, el premio me sorprendió mucho en ese sentido. Yo hago una escritura observadora de la tradición. En rigor, no soy nada experimental, aunque creo que la poesía siempre es experimental.


Cómo fue el proceso de composición de este volumen. ¿Cómo trabajas? ¿Planificas temas, exploras alguna estética o forma, o te llega la inspiración de golpe?

-La historia de este libro es interesante para mí porque es muy larga. Lo he estado anunciando, de alguna manera, hace un buen rato. Cuando hice la antología con Editorial Aparte La secreta costumbre, me tenté y puse un adelanto de Los detalles del mundo, que en ese tiempo se llamaba La luz y las horas. Luego comenzó a tomar nuevos ribetes, otro carácter. Ya no era solo sobre la contemplación del tiempo solamente. Comenzó a tener otras dimensiones. Sin embargo, estos poemas los ando trayendo hace muchos años, antes de la pandemia. No es una queja, pero es interesante pensar que cuatro o cinco editoriales rechazaron este proyecto. La larga espera fue buena para la madurez del libro, quedó “más soplado”. Se fue depurando y transformando en un libro breve, como son la mayoría de mis libros.

Qué piensas de la idea de que los libros se consolidan con un equipo de trabajo -me refiero al de una editorial-. Entiendo que Carlos Henrickson trabajó en la edición… Por otro lado, siempre hay un amigo o amiga a quienes se le confía el manuscrito para recibir comentarios…

-Este es el primer libro de poesía que trabajé en rigor con un editor, que fue, justamente, Carlos Henrickson, al que aprovecho de agradecer su trabajo, es un lector muy fino y perspicaz. Además, muy respetuoso al editar sin pasar a llevar la voz del autor, el tono. La verdad fue un lujo trabajar con él. Me despertó muchas figuras de las que yo no estaba consciente, lo que tal vez es la gracia del editor. Te hace ver lo que hiciste de forma intuitiva. El otro editor fue Rolando Martínez Trabucco, editor general de Aparte, que hace una importante labor al recoger poetas marginales. Tiene esa gracia, Editorial Aparte se enfoca en gran medida en escrituras de provincias.

Rosabetty Muñoz destaca la madurez como aspecto importante del libro. Puedes desarrollar un poco esta idea que define como “un estado sin tiempo”.

-Eso tiene que ver con una cuestión natural, como decía Dante, “a la mitad del camino”. Eso se va notando en lo que uno hace, en cómo uno ve el mundo, la forma de afilar las armas, y mis armas son la poesía, el lenguaje de la poesía. La madurez “es un estado sin tiempo” en el sentido de que se sale del tiempo y está en una especie de continua eternidad. Se han abandonado ciertas luchas, se han mantenido otras, pero administrándose mejor. Se mira la realidad en un espacio sin tiempo, que es a lo que uno aspira cuando ya no está en este plano. Se logra con la contemplación y las visiones que produce esa contemplación. Apunta a una revelación luego de estar mucho rato en silencio, mirando algo.


Antonia Torres Agüero: Los detalles del mundo
Editorial Aparte, 2022. 52 páginas.
$10.000
Precio especial para miembros de LaKomunidad:$8.500

×