Cantoral de Winétt de Rokha, ecos de un cántico vital

Por Carolina Reyes Torres

Winétt de Rokha: Cantoral
Editorial Oso de Agua, 2023. 105 páginas.
$13.000
Precio especial para miembros de LaKomunidad: $10.000

Winétt de Rokha -seudónimo de Luisa Anabalón Sanderson, esposa de Pablo de Rokha- dejó un rastro de su voz, hizo una grabación para la biblioteca del Congreso de los EE.UU,  fechada en noviembre de 1944. Aun no terminaba la Segunda Guerra Mundial, ni Hiroshima, ni Nagasaki, recibían la descarga atómica mortal “del bien aliado”. En ese documento auditivo se puede escuchar la voz de una mujer que se empinaba por sobre los cincuenta años, con una candencia de época, de alguna forma articula un canto a “Palo seco”, como se diría en el flamenco, una canción sin instrumentos, en donde solo se sostiene la voz humana y su ritmo.

De esta manera Cantoral, en esta segunda publicación a cargo de la Editorial Oso de Agua, junto a la Fundación de Rokha, es otro de sus ejemplos de cánticos agrupados, un poemario que representa distintos aspectos de la vida de una mujer, que van desde los recuerdos, pasando por el marido, los hijos, las ciudades que se habitan, incluso algunas figuras de la historia mundial.

Así se recrea el amor al hombre en el poema “Ley de Moisés”, se dejan entrever las pulsiones contenidas de sensualidad: “Para tu deleite de príncipe egipcio/ fui suave, agresiva, voluptuosa”. Una voz de mujer que se entrega gozosa al placer sexual del hombre que desea. También hay poemas a los hijos, vivos y muertos, uno de los más sentidos es “Choncaita”, diminutivo antiguo de Carmen, un texto largo en donde la voz muestra distintas facetas, incluidos los preparativos del funeral de la pequeña hija y el duelo posterior. Sobresale la expresión, por momentos metafísica del dolor de la pérdida de la hija: “y ella es, esta pequeña pena que sonríe/ detrás de los sueños de la ventana/ como estas lágrimas preciosas de ilusión primitiva”.

Es muy interesante cómo la hablante se refiere a los lugares en los que ha vivido y resalta la representación de la capital en el poema “Santiago ciudad”, donde en un primer momento la define como “Ciudad americana, atrevida y triste” y conforme avanzamos en su lectura queda expuesta la llaga social que aun reverbera en nuestra actualidad: “Santiago ciudad, […] /piscinas, canchas de tenis, cárceles, fábricas / el rico todo de oro, /el pobre con su atado de sombra”.

Es posible destacar una forma poética política, alejada de las grandes resonancias, y más cercana al día a día silvestre, como en “Carcoma” y presencia del capitalismo, donde una pareja se sobrepone a una invasión neoliberal cotidiana y permanecen juntos en esa otra forma de comprender la realidad, de la misma manera hay homenajes a  personajes históricos clave para el marxismo internacional. Sobresale la revolucionaria teórica polaca de origen judío Rosa Luxemburgo, asesinada en una revuelta en Alemania en 1919: “Niña-paloma/ capullo de cerebro, flor obrera,/ ¿en qué país de canción te soñamos? / conductora y compañera/ la más auténtica amiga del colegio […]”. Es sugerente que la voz decida entender el punto máximo de la camaradería política con la complicidad de la amistad escolar, época corta pero de lazos entrañables.

Cantoral entrega una primera panorámica de la poesía de Winétt de Rokha, abarca veinte años de su producción escritural, y estas páginas, son un viaje sin escalas, a lo mejor de la tradición poética chilena, celebramos vivamente la gestión de Oso de Agua Editores. Con esta publicación acerca a nuevos públicos la posibilidad de leer y resignificar el legado de esta poeta chilena. 

Carolina Reyes Torres (Chile, 1983). Magíster en Literatura Latinoamericana y Chilena (USACH) y Doctora en Literatura (PUC). Es miembro fundadora de la Red de Estudios Literarios y Culturales de México, Centroamérica y el Caribe (REMCYC). Ha escrito crítica literaria, cuentos y crónicas para distintos medios digitales. También ha realizado investigación académica en el campo de la poesía chilena.

×