Horario mall

Libro Físico

$9.000

Hay existencias

Entras al mall y ves vitrinas llenas de productos, el neón 
 

de la publicidad que te avisa que ahí está eso que 
 

necesitas o bien que ahora te das cuenta que deseas. 
 

Caminas por esa pureza blanca, simétrica, donde te 
 

sientes seguro que aquí puedes comprar. El trabajador 
 

del horario mall no. Ve mucho más. Ve que detrás hay 
 

reponedores, personal de aseo, guardias. Camilo 
 

Norambuena te lleva mampara adentro y te presenta 
 

esa intimidad, desde el inicio, como todo trabajador en 
 

su que entra al sistema por primera vez. Es cierto, nadie 
 

parte sabiendo. Pero este novato aprende rápido, se 
 

sabe parte de esta gran cadena del trabajo, desde 
 

costureras en Asia hasta él mismo, un muchacho que 
 

aguanta nueve horas de pie cinco días a la semana, 
 

donde la amabilidad es parte del trabajo, donde se 
 

puede equivocar una o dos veces, pero no más. Un 
 

trabajo que le exige al cuerpo que se vaya adaptando a 
 

la exigencia del horario mall, en que las luces y el aire 
 

acondicionado borran las horas y el clima, y para cuando 
 

termine la jornada laboral, en doce horas más se debe 
 

volver a estar ahí para empezar otro día de atención a 
 

público. Un público absolutamente desagradable, que 
 

exige deferencia, trato preferencial, que el vendedor se 
 

esfuerce en ser merecedor de que el dinero se gaste 
 

aquí. Gente que cree que el valor de la prenda que 
 

compra incluye la servidumbre de este trabajador. Nadie 
 

viene aquí a hacer amigos. Nadie está aquí por gusto. 
 

Solo se está aquí por el dinero. El mal te da un sueldo, 
 
pero te priva de todo lo demás. No hay invierno, no hay 
 

verano, no hay día, no hay noche. Solo aire 
 

acondicionado y luces artificiales que borran la noción 
 

del tiempo. Los pequeños triunfos ayudan; el robo 
 

hormiga, el pago de horas extra no trabajada, incluso 
 

sentirse agradecido por una liquidación de sueldo. La voz 
 

que propone Camilo Norambuena es absolutamente 
 

necesaria. Es una voz que se repite en miles de 
 

empleados que están bajo la precarización del trabajo 
 

hasta donde la ley lo permite. Hombres y mujeres 
 

jóvenes que hacen andar la gran máquina del consumo, 
 

del modelo impuesto. Una voz que representa a todos 
 

los que hemos dicho alguna vez: “Buenas tardes, soy 
 

Camilo y estoy para atenderlo”. 

Editorial

Oximoron

Categoría:
Peso 1 kg
Autor

Formato

Editorial

Oximoron

ISBN

978-956-9498-41-1