El Español de Shakespeare

Dícese que uno debe seguir sus sueños. Pues bien, nuestra nueva editorial El Español de Shakespeare tiene literalmente un origen onírico: tras la publicación de un libro alguien nos preguntaba por nuestra casa editora y le decíamos su nombre, añadiendo: «nos urgía crearla y por eso esta novela veloz, pero ya preparamos otra más concienzudamente». Desde luego, ahora el compromiso es aprovechar cada palabra, hoja, trazo digital, idea o diálogo para que el espíritu univesal de las letras traspase los límites idiomáticos y, como Shakespeare, procuren la satisfacción en cualquier lugar o momento. ¿Cuál otro podría ser el objetivo de un escritor y editor en su diario empeño? El acto de poner palabras en un texto es una oposición a los hechos consumados. En El Español de Shakespeare creemos que todas las formas de hacerlo son correctas, ya sea ateniéndose a las reglas clásicas de los géneros literarios, rompiendo con ellas, o mezclándolos todos. A la vez, la corrección debe ser efectiva. Todo escrito, en prosa o en verso, crónica, novela, poesía o cuento, requiere de los máximos cuidados formales y de fondo, valiéndose del debate creativo entre autor y editores. Asimismo, es imprescindible que el arte visual de la publicación prolongue y matice el efecto de la bella escritura, es decir, de la escritura desinteresada.

Meridiano

Diego Saravia
$ 10.000

la Cifra Indescifrable

Héctor Caro...
$ 10.000