1. Home
  2. >
  3. General
  4. >
  5. Enrique Lihn: en el nombre del padre y de la hija.

Enrique Lihn: en el nombre del padre y de la hija.

A 30 años de su muerte se editan varios libros con su obra ."Poesía reunida"(UDP) contiene la obra fundamental que escribió el autor, desde "La pieza oscura" hasta el "Diario de muerte". Y a propósito de este libro fundamental, su única hija, Andrea Lihn, recuerda los últimos días junto a su padre.

Por Amelia Carvallo. Mercurio Valpo.

Lo ve leyendo. A su padre, Andre Lihn lo recuerda sentado en su escritorio:"súper metido en su interior, incómodo en el mundo. Era un hombre muy consecuente, pensante, retraído, enojado, apartado. Le estorban los problemas domésticos. Era el protagonista de sus escenas".

La actriz Andrea Lihn es la heredera de la obra del poeta, dramaturgo y cineasta que murió hace ya 30 años. Se propuso mediante La Fundación Enrique que Lihn cuidar y preservar la obra de su padre.

"Me tomé el tema de una forma seria para hacerme cargo de verdad de las cosas que se quieren hacer con mi apellido", afirma.

Lihn es su apellido. El de su padre Enrique que escribió los siete libros de "Poesía reunida"(UDP), que según el editor Felipe Gana, son "sus libros más cerrados, casi perfectos (...) y recogen parte fundamental de su obra poética, sus múltiples registros, etapas y voces".

En el mismo tomo aparece como prólogo su "Biografia literaria", documento en primera persona en el que Lihn habla de Lihn, ese poeta que nadie quiere olvidar.

-Andrea, ¿cómo era tu padre?

 -Genial. Su humor negro era inigualable. Hasta hoy, quienes lo conocimos, lo recordamos con carcajadas. Era director, autor, productor y actor principal. Multifacético. Su capacidad de liderazgo y convocatoria era envidiable. Todo el mundo le creía y quería participar. Cuando hacia sus videos era increíble. No teniamos ni un peso y llegaban a las siete de la mañana actores, poetas, cantantes, pintores, todos metidos en nuestra casa dispuestos a hacer las locuras que se le ocurrían al Flaco Lihn que no podía parar de hacer cosas, pero todo controlado, a mi papá nada se le escapaba de las manos. Era un caótico ordenado y estructurado.

-Como amigo ¿cómo era?

- A mi papá lo querian mucho. Y lo vi reflejado en sus archivos. Tengo todo guardado. Escribia cartas y luego hacía copias para no perder lo que escribia cartas y luego hacía copias para no perder lo que escribia. Era un acumulador de sus propias historias. Una vez lo vi desde la micro. Yo iba arriba y lo veo cruzando la calle leyendo un libro. Como anda la gente hoy con los celulares mi viejo con sus libros. Bien extraño. La gente se asustaba cuando cruzaba la calle así. ¡Lo van a atropellar!

LA MARCA 

En el año de Orwell, en 1984, Lihn y Pedro Celedón organizaron un happening a partir de la muerte del actor Johnny Weissmuller. La luminaria que encarnó a Tarzán se despidió del mundo aullando como el hombre mono en un asilo de ancianos. Tal imagen no pasó inadvertida para Lihn, que organizó una marcha fúnebre con gente en pantalones cortos subiendo un tremedo ataúd arriba de una micro La Granja, celeste, de esas que hoy no existen. Al final tiraron el cajón Mapocho abajo. 

Compartir

Comentarios